fbpx

Pintores de la escuela sevillana del Barroco

Los pintores sevillanos tuvieron un desarrollo histórico de primordial importancia dentro del ámbito artístico español. Así, numerosos maestros de primer orden han nacido en la ciudad del Guadalquivir en diferentes épocas.

Periodos del Barroco sevillano

Es en el siglo XVII cuando los pintores sevillanos alcanzan su mayor esplendor, llevando su influencia a numerosos seguidores. Frente al idealismo manierista, el Barroco trae el triunfo del naturalismo. El desarrollo de la pintura barroca hispalense puede dividirse en tres periodos:

  • Periodo inicial o de transición donde destacan artistas como Juan del Castillo, Antonio Mohedano, Francisco Herrera el Viejo o Juan de Roelas.
  • Periodo de plenitud constituido por la obra de Francisco de Zurbarán, cuyo tenebrismo seducirá al pintor sevillano más universal, Velázquez.
  • El tercer periodo está integrado por pintores sevillanos tan populares como Bartolomè Esteban Murillo y Juan de Valdés Leal.

Pintores de Sevilla del Barroco

En este artículo sobre la pintura de la escuela sevillana del Barroco, hacemos una selección de algunos de los pintores más interesantes del periodo:

Juan del Castillo (1593-1657?)

Aunque se desconoce el lugar y la fecha de su nacimiento, parece ser que debió ser en Sevilla hacia 1593. Conformó un estilo propio de colores vivos con cierto tono amable y gracia popular que pudo pasar de forma transformada a sus discípulos. De hecho, su fama se debe en gran parte al hecho de haber sido maestro de Bartolomé Esteban Murillo. La mejor de sus obras realizadas, entre 1634 y 1636, fue el retablo mayor del colegio de Santa María de Montesión de Sevilla. La Asunción de la Virgen es la pintura central de este retablo y está conservada en el Museo de Bellas Artes.

Francisco de Herrera el Viejo (1590-1654)

Nacido en Sevilla y discípulo de Francisco Pacheco. Es considerado, junto con Juan de Roelas, pintor de la transición desde el Manierismo hasta el Barroco. Entre sus obras destacadas encontramos La Apoteosis de San Hermenegildo (1520), conservada en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y que pertenecía al grupo de 18 óleos que componían el gran retablo de San Basilio. Curiosamente una de las obras que componían dicho retablo, San Basilio dictando su doctrina, se encuentra en el Museo del Louvre actualmente. Herrera tenía un estilo vigoroso, dinámico y atrevido para el panorama artístico sevillano del momento.

Diego Velázquez (1599-1660)

A Diego Velázquez se le considera uno de los máximos exponentes de la pintura española y un maestro de la pintura universal. En sus primeros años como pintor en Sevilla desarrolló un estilo naturalista de iluminación tenebrista, clara influencia de Caravaggio. A la edad de 24 años se traslada a Madrid, siendo designado como pintor del rey Felipe IV. Cuatro años más tarde fue nombrado pintor de cámara, el cargo más prestigioso entre todos los pintores de la corte. Entre sus obras destacan La rendición de Breda (1635) o Las Meninas (1656).

Juan de Valdés Leal (1622-1690)

Valdés Leal es conocido por los dos «jeroglíficos de las postrimerías», In Ictu Oculi y Finis Gloriae Mundi, obras pintadas sobre 1672 para la Iglesia de San Jorge del Hospital de la Caridad de Sevilla, donde todavía hoy pueden ser admiradas. Ambas obras se integran en el programa iconográfico de la capilla, ilustrando de manera armónica el pensamiento de Miguel de Mañara, renovador de la Hermandad de la Santa Caridad. Hay que reconocer que a la sombra del contemporáneo Bartolome Esteban Murillo, la influencia de Valdés Leal fue limitada.

Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682)

Murillo es siempre presentado como la personalidad central de la escuela sevillana ya que dejó su influencia en numerosos discípulos hasta bien entrado el siglo XVIII. Se formó en el naturalismo tardío y evolucionó hacia el barroco pleno. La mayoría de su producción está formada por obras de carácter religioso para iglesias y conventos de Sevilla pero también cultivó la pintura de género de manera independiente. Una de las obras de Murillo con una de las historias más peculiares puedes descubrirla en la Catedral de Sevilla, La Visión de San Antonio.

Si quieres profundizar y conocer más sobre la escuela sevillana del Barroco y los pintores sevillanos más interesantes, no dudes en informarte sobre nuestras visitas guiadas.